ASÍ ES COMO NETFLIX PODRÍA SER FUNDAMENTAL PARA QUE ENCUENTRES LA CASA DE TUS SUEÑOS

 In Compra Inmobiliaria

Hasta 2007, el negocio de Netflix era muy distinto de lo que actualmente vemos. Utilizaba el correo –sí, el correo tradicional—para entregar discos DVD y Blu-Ray a los usuarios que lo solicitaban.

Posteriormente, la plataforma empezó a mudar a lo que hoy conocemos: la mayor concentración de contenido cinematográfico y de televisión online, que opera bajo demanda del usuario, pero también recabando una serie de datos con los que puede emitir recomendaciones personalizadas.

Así es, para nadie es un misterio que tu cuenta de Netflix te espera en casa con el tipo de contenido que a ti te gusta, obedeciendo no sólo a las preferencias, sino también a los hábitos y comportamientos que le has mostrado. Sería difícil, quizá imposible, que, tras un par de años de uso, tu cuenta de Netflix luciera exactamente igual que la de tu mejor amigo, por ejemplo.

La intención de esta entrada no es rendir tributo a Netflix sólo porque sí, sino rescatar esas cualidades que lo han convertido en un líder mundial de entretenimiento e identificar cómo se puede aprender de ellas.

En Hausy.mx entendemos que, aunque nosotros nos enfocamos en el ramo inmobiliario, el modelo de Netflix puede ayudar a cualquier persona en todo aquello que se relacione con temas de preferencias, hábitos y comportamientos.

Nos referimos a esto: nuestra plataforma está diseñada de tal manera que lo primero que buscamos no es saber si te gustaría una casa roja o blanca, con jardín o terraza, de dos o tres pisos; lo que realmente nos interesa es identificar tus gustos, presupuestos, hábitos, objetivos personales y profesionales y los lugares en donde se desarrolla la película de tu vida.

Cuando un posible comprador se guía únicamente por el precio de una casa, puede terminar viviendo en un lugar que no tiene nada que ver con la forma en la que desarrolla su día a día. De igual manera, cuando se dejan llevar por un tema de apariencia o espacios, la casa termina siendo un envase que no termina de satisfacer a sus habitantes.

Volvemos a Netflix: uno no elige una serie por el intro, ni tampoco porque dura una o dos temporadas solamente. Las personas normalmente eligen una serie por el contenido, porque de alguna forma se identifican con la narrativa o porque son aficionadas del género de ésta (comedia, acción, suspenso, etcétera). Creemos que lo mismo debe suceder al comprar una casa.

Una vez que Hausy.mx identifica cuáles son esos gustos, hábitos y estilo de vida del posible comprador, lo primero que hace es un barrido por todas las propiedades de segunda mano disponibles en los portales inmobiliarios tradicionales para ubicar cuáles son las propiedades que mejor se adaptan a esa persona (incluyendo el presupuesto disponible, desde luego).

La plataforma manda las primeras recomendaciones y, al igual que en Netflix, se espera que no todas sean del agrado del cliente, pero sí algunas, quiza dos o tres.

El cliente entonces empieza a orientar al buscador hacia lo que necesita y con cuál encajan sus intereses, y el software refina la búsqueda para enviar nuevas recomendaciones. Si el proceso se repite varias veces, las sugerencias serán cada vez más afines a lo que el cliente ha elegido.

En todo este proceso, la búsqueda ha dejado de ser proactiva. El posible comprador no le dedicó largas horas de sus ratos libres y fines de semana a generar filtro, tras filtro, sino que ingresó su perfil y con eso fue suficiente para que el sistema empezara a buscar la casa de sus sueños.

La próxima vez que estés en búsqueda de una nueva casa, imagínate llegando a tu sala, encendiendo la tele y topándote con que tu cuenta de Netflix se desactivo y tienes que iniciar un nuevo sistema de streaming, en donde el proveedor ha decidido que solo puedes elegir entre telenovelas coreanas y documentales de ganadería. ¿Si no dejas que otros decidan qué quieres ver, por qué dejarías que otros decidan dónde vas a vivir?

Recommended Posts