Las PropTech en México: así te ayudan las startups para que vivas mejor

 In Proptech

Hace unos cinco años empezamos a escuchar en México sobre las Fintech.

Al principio era complicado entender cuál era el sentido de ofrecer por vía digital productos que quizá ya encontrábamos en la banca tradicional, hasta que los beneficios se hicieron tangibles.

Las Fintech llegaron, entre otras muchas cosas, para democratizar varios de estos productos (a nivel seguros, por ejemplo, e incluso créditos), y a disminuir significativamente la burocracia que existe en las instituciones bancarias que todos conocemos (por ejemplo, al pedir un préstamo o al emitir una tarjeta de débito).

Hoy, las Fintech están posicionadas no sólo en el país, sino en el mundo. Se reconoce su influencia para impulsar la economía e incluso se miran como un aliado por la banca tradicional en muchos sentidos.

Ahora, las tendencias de mercado indican que toca el turno de las Proptech (emprendimientos digitales en el rubro inmobiliario).

La llegada de startups que se enfocan en el mercado inmobiliario quizá había tardado un poco, pero lo cierto es que el antecedente de las Fintech y su maduración en el mercado son vitales para que el tema de las Proptech se afiance de forma más orgánica.

Como en el caso de las Fintech, quizá la gente empieza a identificar de qué se trata, pero es seguro que la adaptación y uso será más veloz, gracias a la experiencia previa que dejaron las Fintech.

Toca reconocer los beneficios que encontremos en cada una. No será difícil para un sector que, si bien a tenido un año difícil, aporta porcentajes altísimos a la economía del país: la industria inmobiliaria es el 14% del PIB nacional, y la vivienda ronda el 6% del valor del PIB del país.

 

¿De qué beneficios hablamos?

En el caso de Hausy.mx, el principal beneficio es el tiempo. Podemos hablar de la automatización, la inteligencia de datos y el software avanzado que utilizamos para crear un match perfecto entre el comprador y la vivienda, así como del acompañamiento en cada paso para la compra de su casa… pero todo esto se puede resumir en el concepto “ahorro de tiempo”.

Los métodos tradicionales de comprar casa exigen demasiada proactividad del comprador (desde filtrar la búsqueda hasta visitar casa por casa y pactando esas citas con diferentes agentes inmobiliarios). Nuestros cálculos nos indican que el proceso de compra de una casa por el método tradicional es de 7-9 meses, mientras que el objetivo de Hausy es reducirlo, cuando menos a un 25% de ese lapso.

Otra forma de ahorro de tiempo está en la plataforma Regiztra, la cual es una Proptech que se enfoca en automatizar y agilizar el ingreso a edificios corporativos. Un ahorro que puede ir de los 5 a los 30 minutos. Todos sabemos lo complicados que son los corporativos y los registros manuales.

Renta: un caso que detona rápidamente

En fin, hablamos solo de dos casos, pero las Proptech se perfilan para establecer muchos más beneficios: agilizar hipotecas, atención a clientes mucho más oportuna por medio de chatbots, realidad virtual para conocer propiedades sin salir de casa, nuevas formas de financiamiento como el crowfunding, así como de inversión inmobiliaria, y si vamos más allá, podemos hablar incluso de otro tipo de beneficios, como la renta.

Dos casos ejemplares. En primer lugar, la startup Homie, que con la sola idea de eliminar la figura del aval en los proceso de renta, se ha convertido en un referente para aquellos que prefieren vivir en una casa o departamento alquilado.

Esto resume en pocas palabras lo que hablábamos al principio: si tenemos una industria con conceptos y metodologías oxidadas, el primer resultado de aplicar la vanguardia digital será detonar el dinamismo de esa industria.

Ahora se puede no sólo rentar de forma digital, sino incluso elegir a tus roommates por ese mismo canal.

El segundo caso es el de la startup Mubit, cuya premisa es conectar a la gente que necesita un espacio para almacenar con aquellos que tienen un cuarto, una bodega o un terreno sin usar.

La plataforma ofrece una solución de renta en la que el mercado colaborativo se ordena prácticamente solo: tú tienes lo que necesito (un espacio para guardar) y yo tengo lo que tú necesitas (una renta).

En México aún no ha explotado el tema Proptech como debería, es probable que la brecha digital sea la responsable de esto, pero lo que es un hecho es que vienen cambios importantes en el sector inmobiliario, y la escena digital tendrá mucho que ver.

Recommended Posts