AHORRA PARA TU CASA CON UN GASTO INTELIGENTE

 In Finanzas personales

Lo más difícil de ahorrar para comprar una casa es el inicio. Difícilmente se tiene en mente una estrategia de ahorro, ni mucho menos una contabilidad detallada de ingresos y gastos.

El proceso de ahorro requiere, en primer lugar, de saberse totalmente mentalizado hacia el objetivo –que en este caso es adquirir una vivienda–, y de saber lo que esto representa: un periodo de vida austera, de mayor trabajo y de esfuerzos que ni siquiera se tenían contemplados. Tranquilo, valdrá la pena al final.

Los especialistas de Hausy.mx consideran que estos son algunos de los puntos que debes revisar antes de concentrarte en el ahorro. Una vez realizados, el camino se vuelve más llano y la bruma se despeja para mostrar ante ti la posibilidad de comprar la casa de tus sueños.

RESUELVE TUS DEUDAS

Antes de correr, primero hay que aprender a caminar. Al pagar tus deudas cubres varios factores importantes rumbo a tu objetivo: serás un mejor candidato para el historial bancario en caso de solicitar algún crédito hipotecario; despejas tus créditos disponibles en caso de alguna emergencia; eliminas las fugas de dinero y consigues ponerte a prueba con tu capacidad de pago.

El solo hecho de pagar tus deudas será un avance importante para tu crecimiento y satisfacción personal. Pero espera, viene otro reto igualmente complicado.

 

ADOPTA EL AHORRO COMO FILOSOFÍA

Es momento de dejar de lado el dispendio, los restaurantes de cada fin de semana, las salidas a los bares y los pagos que están exprimiendo tu estado bancario.

Podrás pensar que el beneficio es mínimo si te evitas una salida al restaurante que te gusta, pero con el tiempo se convierte en un acumulado que servirá para fines que realmente aportarán a la búsqueda de una casa.

Y no sólo nos referimos a los gastos considerables, también busca la forma de ahorrar en tu recibo de luz y gas, deja el coche si vas a recorrer una distancia corta y camina o utiliza el metro, deja de fumar…

Revisa cada gasto que impacta en tu cartera y analiza si es necesario. Si no lo es, evítalo.

SIGUE UNA ESTRATEGIA

Una vez que has hecho una contabilidad en la que lleves a detalle los ingresos y gastos diarios, es momento de generar una estrategia. Puedes guiarte por porcentajes o por cantidades, pero la condición es seguirla estrictamente.

Un ejemplo es el siguiente:

50% para el gasto corriente del mes: renta, servicios, transporte, comida.

30% para el ahorro: este fondo será intocable y deberá permanecer así hasta que decidas los primeros pasos de tu compra inmobiliaria.

20% para gastos extraordinarios: salidas al cine, restaurantes o algún antojo.

Define qué porcentajes serían lo mejor para ti y para tu estilo de vida.

DALE VALOR A TU TIEMPO

Si consideras que tus ingresos son demasiado bajos para pensar en una compra de la dimensión que implica una casa, entonces es hora de poner manos a la obra.

Analiza si estás sacando provecho de tu tiempo libre, y si no es así, busca una actividad secundaria, algún proyecto o emprendimiento que te pueda dejar un segundo ingreso. La única forma de cumplir un objetivo es trabajando por él.

MANTENTE INFORMADO

En Hausy.mx puedes hacer un seguimiento puntual de las colonias en las que estás interesado comprar. Considera que los precios pueden variar mes a mes, así que no dejes de monitorear cómo se comporta el mercado en esa zona. Igualmente, revisa si las colonias aledañas ofrecen mejores precios sin sacrificar ubicación.

Recommended Posts