¿Cómo conocer a tus futuros vecinos?

September 12, 2022

Un viejo proverbio reza: “al comprar una casa, piensa en el vecino que adquirirás con ella”.

Aunque pueda parecer un poco drástico, sin duda que la sabiduría popular guarda algo de razón. Cuando se adquiere una vivienda, los vecinos deberían ser un factor que influya en la decisión de compra, ya que la convivencia con ellos será a largo plazo y, por consiguiente, su estilo de vida impactará de alguna forma al tuyo.

No es raro que, entre las conversaciones con familiares y amigos, surja el tema del tipo de vecinos que tienes (o eres). Y esta clasificación seguramente suele ir de los muy tranquilos a aquellos que por sus fiestas son un generador importante de decibeles o los que toman con mucha ligereza las reglas de vivir en comunidad.

Por eso, antes de adquirir una casa o departamento, lo recomendado es hablar con el presidente de la comunidad o administrador, así como con dueños o personas que atienden los negocios alrededor. Ellos te darán una visión general de cómo es el estilo de vida en el lugar.

Pregunta por el estado de las áreas comunes, responsabilidades compartidas, qué tan normal es el ruido, cada cuándo hay una junta, pero, sobre todo, infórmate sobre los vecinos que estarán colindando con tu propiedad.

El equipo de investigación de Hausy detectó estos tres puntos a los que debes prestar mucha atención:

Los vecinos morosos en los gastos comunitarios

Los edificios de departamentos o desarrollos de condominios normalmente requieren cubrir gastos de mantenimiento, que suele ser financiado por los propios vecinos.

Es importante que te informes sobre qué tan comprometidos están los vecinos con cubrir sus cuotas, qué se hace en caso de que éstas no se paguen y cuál es el caso particular del edificio en el que pretendes vivir.

Cuando los vecinos no cubren sus pagos de mantenimiento, las áreas comunes pueden deteriorarse muy rápidamente, impactando incluso en la plusvalía de las viviendas que son parte del complejo habitacional.

Vecinos ruidosos

No es nada raro encontrarlos en casi cualquier colonia, pero hay algunos lugares que se prestan más a este tipo de vecino debido a que no hay un reglamento o un acuerdo común por respetar la tranquilidad de los habitantes.

El ruido excesivo afecta la calidad de vida porque evita el descanso adecuado durante la noche; además, cuando traspasa el horario nocturno afecta a quienes hacen home office, por ejemplo, o tienen niños pequeños o bebés en casa.

En CDMX el ruido excesivo está multado de acuerdo con el artículo 27 de la Ley de Cultura Cívica, su infracción va desde una multa de hasta 3 mil 585 pesos o trabajo comunitario. Sin embargo, es recomendable identificar este tipo de problemas desde las primeras visitas a la propiedad de tu interés, pues puede escalar hasta convertirse en un conflicto con el que lidiarás muy seguido.

El respeto por lo común  

Como mencionamos, las áreas comunes son esos espacios en los que la convivencia y el cuidado son un beneficio y responsabilidad para todos los vecinos.

Una caminata por estas áreas te dará una idea de qué tan responsables son los vecinos con sus mascotas, cómo respetan los espacios y en qué estado se encuentran. Puedes aprovechar para hablar con alguien que encuentres en el camino y así ampliar tu panorama.

Recuerda que, mientras más conozcas acerca de tus vecinos, incrementarás la confianza en torno a la decisión que tomes sobre tu nuevo hogar. Si quieres saber más sobre las visitas exitosas a propiedades de tu interés, acércate con alguno de los expertos de Hausy.mx.

Lo más nuevo...

Comienza tu búsqueda

Encuentra tu hogar ideal.