¿Eres trabajador independiente? Te decimos cómo obtener un crédito inmobiliario

June 1, 2022

México es uno de los países en los que más crece el trabajo independiente, ya sea por necesidad o decisión, se calcula que actualmente hay unas 12.3 millones de personas laborando bajo algún esquema dentro de esta categoría (autoempleo,freelance, pequeños emprendedores, etc.).

Para muchos de ellos, el sueño de un hogar propio sigue siendo un objetivo de vida, sin embargo, pueden ver más lejana esa meta debido a la falta de prestaciones que implica su modalidad de trabajo.

Afortunadamente, cada vez hay más posibilidades para ellos de acceder a un crédito hipotecario, incluso a través de instituciones como el Infonavit, bancos o Sofomes.


SÍ, EL INFONAVIT ES UNA OPCIÓN

El Infonavit, pese a que es conocido por financiar a trabajadores afiliados, también ofrece créditos hipotecarios para independientes.

Para acceder a ello, es importante, en primer lugar estar dado de alta ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT)y no tener adeudos con esta entidad.

Además, es importante estar registrado en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) como trabajador independiente; contar con una cuenta en el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) con un esquema de ahorro de al menos 12 meses de antigüedad.

Asimismo, contar con una cuenta en una Administradora de Fondos para el Retiro (Afore), no haber tenido un crédito Infonavit anteriormente y solicitarlo siempre y cuando no se haya tenido un empleo formal durante los dos años anteriores.

El proceso de selección es igual al de los asalariados (con la excepción de que el que solicita préstamo hace las aportaciones), y la cantidad que te dan depende de tu edad, bono mensual que hagas y el dinero de ahorro que tengas en Bansefi.

¿QUÉ HAY DE LA BANCA?

La banca tradicional es una de las principales proveedoras de créditos hipotecarios en el país, con una flexibilidad importante para los trabajadores independientes o con negocio propio.

Normalmente, las instituciones bancarias solicitan comprobantes de ingresos –mediante estados de cuenta, recibos de honorarios, constancias de servicios, talones de pago o cualquier documento que avale un flujo de dinero constante.Además, los bancos suelen hacer un estudio socioeconómico y consultar tu historial en el Buró de Crédito.

Es recomendable buscar un crédito conyugal, pues mejora las posibilidades de obtener financiamiento y de que el monto a prestar sea mayor. Adicionalmente es recomendado tener al menos un 20% del valor de la vivienda disponible para el enganche y contar con un buen historial crediticio de ambos solicitantes.

Otro requisito que debes comprobar es el de sumar al menos dos años registrado ante el SAT como trabajador independiente, así como estar al corriente en tus pagos de impuestos y declaraciones.

El proceso de aprobación suele tomar algún tiempo y no es garantizado, esto debido a que los bancos necesitan hacer varios análisis y trámites internos. Aquí la mejor recomendación es intentar con varios bancos a la vez y meter los papeles buscando una pre-autorización al menos con dos meses antes de que requieras hacer la compra del inmueble.


CREDIFERENTE, OTRA OPCIÓN

La SHF cuenta con este programa para aquellas personas que no tengan una cuenta en el Infonavit, pero que pertenezcan a la población laboralmente activa por medio de negocios propios o autoempleo.

Esto lo hacen por medio de bancos y de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofomes), quienes determinan tu capacidad de pago y el monto que se te puede autorizar.

Para el estimado, realizan un estudio socioeconómico, la declaración de impuestos, estados de cuenta, cheques, inversiones en bancos o uniones de crédito; así como comprobantes de otros créditos, como automóvil, negocios o personales.

El monto que pueden prestar puede ser de hasta el 90 por ciento del valor de la vivienda, es decir que necesitas al menos 10% del valor para el enganche.   Puedes optar desde 10 hasta 25 años de plazo para pagarlo, con una tasa de interés fija de 13.5% anual.

Sin embargo, la diferencia de un crédito bancario es que cobra un seguro de cartera, con el que se compensa el riesgo de falta de pago y eso hace los pagos un poco más altos.

Lo más nuevo...

Comienza tu búsqueda

Encuentra tu hogar ideal.