MITOS Y REALIDADES DEL APARTADO

June 22, 2021
RICARDO DORANTES

El apartado es un recurso común entre las empresas inmobiliarias, sin embargo, no es de ninguna forma una obligación para el comprador.

Se trata de un monto cuyo porcentaje con respecto al valor total de la propiedad puede oscilar entre el 1 y el 10 por ciento de la misma, dependiendo de la solicitud del vendedor.

El requerimiento de este apartado determinaría la seriedad del futuro comprador, una forma de “amarrar”, por decirlo de alguna forma, que el interesado se compromete a continuar con el proceso de compra-venta y que el vendedor dejará de ofrecer la vivienda a nuevos prospectos.

En Hausy consideramos que la entrega de apartados depende de cada caso específico, pero en la mayoría de ellos no lo recomendamos.


¿CUÁLES SON LOS CASOS EN LOS QUE SÍ SUGERIMOS ENTREGAR ESTE MONTO?

Cuando la oportunidad de compra es significativamente positiva para el comprador y se ha revisado que se trata de una oferta con todos los papeles en orden, entonces sí es un buen momento para entregar el apartado.

Igualmente, en propiedades que reciben mucho interés ya sea por la ubicación, el precio o la oportunidad, el apartado es una forma de anticiparse a otros posibles compradores.

Y, finalmente, en aquellas propiedades que por “preventa” ofrecen descuentos importantes a los interesados, el apartado se convierte en parte de los pagos requeridos por las inmobiliarias.

En cualquiera de los casos, en Hausy.mx siempre recomendamos a nuestros clientes que si van a entregar un apartado sea en el contexto de la firma de algún contrato o promesa de compraventa que especifique claramente las obligaciones que el vendedor está adquiriendo con la recepción de ese apartado.


EL APARTADO EN LAS PROPIEDADES DE REVENTA

En el caso de las propiedades de reventa, o de segunda mano, el pago de apartado toma un significado un tanto distinto.

Muchas propiedades en reventa solicitan un apartado que presiona el vendedor. Normalmente cuenta con un periodo de expiración que no siempre representa un beneficio para el posible comprador.

Por ejemplo:

  • El vendedor de una propiedad de 4 millones de pesos solicita al posible comprador un apartado de 20 mil pesos.
  • Sin embargo, la condición de este apartado es entregarlo previo a la firma del contrato de compra-venta y tiene una vigencia de una semana.
  • Si durante esa semana el futuro comprador no se decide a firmar el contrato de compra-venta, pues no se llegó a un acuerdo de precio final, el dinero depositado se pierde.
  • En otros casos, el apartado sirve para “garantizar” un plazo para reunir cierto porcentaje de la vivienda, por ejemplo, el 20% del costo final. Si durante el tiempo de vigencia (una semana) no se logra reunir el 20% del costo de la propiedad (800 mil pesos, en este ejemplo), el apartado depositado también se pierde.

Cuando el comprador no cuenta con experiencia en transacciones inmobiliarias, resulta fácil que caiga en la solicitud del apartado sin cuestionarse o imaginarse alguna otra opción al respecto.

Por ello, es importante la formalización de ciertos aspectos en el proceso del interesado. En Hausy utilizamos el recurso de la carta de oferta, en lugar de un apartado, para darle esa seriedad que está esperando el vendedor a la intención de compra.

Una vez que la oferta de compra se formaliza por medio de este documento, entonces sí se puede proceder a un acuerdo para la realización de los pagos, de acuerdo con las posibilidades del comprador y las necesidades del que vende.

La asesoría es importante, pues una carta bien redactada y sustentada puede generar mucha mayor confianza para el vendedor que un apartado, además de reducir el riesgo para el comprador y alimentar la transparencia entre ambas partes, lo cual es fundamental cuando hablamos de transacciones tan importantes.

OJO CON LOS FRAUDES

La figura del apartado se ha convertido en una herramienta utilizada para fraudes inmobiliarios.

Cada vez se escuchan más casos relacionados con personas que entregaron dinero por adelantado con la promesa de recibir una ganga por “x” propiedad. Sin embargo, la persona que recibió el dinero se esfumó y ahora no hay forma de contactarla y, mucho menos, de recuperar el efectivo.

Procura que al entregar un apartado por la razón que sea, te sea entregado un comprobante de validez oficial, que la persona con la que acordaste esta transacción cuente con documentación que lo avale como dueño o representante legal de la vivienda o la empresa inmobiliaria y que el dinero se entregue por medio de transferencias electrónicas y no en efectivo.

Recuerda que tu patrimonio es lo más importante, asesórate con un Buyer’s Agent de Hausy.mx y evita fraudes, abusos y procesos que resten confiabilidad a tu proceso de compra.

Lo más nuevo...

Comienza tu búsqueda

Encuentra tu hogar ideal.