PASO X PASO: CÓMO COMPRAR UNA VIVIENDA DE SEGUNDA MANO

September 20, 2021

A diferencia de un inmueble donde los acabados son nuevos, las instalaciones de agua y luz tienen cierta garantía y no hay mucha preocupación por el estado de la estructura, las viviendas de segunda mano requieren de una atención un tanto distinta.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Información e Indicadores de Vivienda, en México cada año se generan unos 220 mil transacciones de vivienda de segunda mano, con un crecimiento sostenido de 2% anual.

No hay reglas escritas para adquirir una vivienda de este tipo, pero en general, podemos decir que si la unidad cuenta con entre 5 y 15 años de vida, se trata de una buena inversión, tomando en cuenta que en estos casos las remodelaciones, el mantenimiento y las mejoras necesarias no elevan demasiado el precio que se paga por la casa.

ASEGURA EL AVALÚO Y LA VERACIDAD DE LA OFERTA

Antes de empezar una plática de negociación con el vendedor, primero debes tener estudiada la zona, es decir, revisar si las calles aledañas son seguras, si hay supermercados, centros comerciales, escuelas o parques cerca, ya que esto determina en gran medida cuánto vas a gastar una vez viviendo en ese lugar y cuál será la plusvalía posterior.

Es conveniente tener un estimado del valor del inmueble así como un crédito preaprobado en caso necesario para comprar el inmueble. De igual manera, revisa el historial del vendedor, las opiniones que tenga entre la comunidad y valida cada uno de los documentos que te presenta. Todo esto lo puedes hacer con ayuda de tu Buyer’s Agent de Hausy.

ESTADO FÍSICO

Esta es la parte más palpable del inmueble. En tu visita al lugar, lo ideal es revisar la antigüedad y el mantenimiento actual de la vivienda.

Como mencionamos al inicio, si una casa tiene menos de 15 años de vida se considera que está en buen estado, pero pasado ese tiempo, revisa las instalaciones básicas, es decir, el sistema de agua, luz eléctrica y de gas, ya que cualquier falla que tengan puede arruinar algunos bienes, como los electrodomésticos y otros aparatos.

Nunca está de más asistir en compañía de un especialista en estos temas, pues ellos saben reconocer los llamados “viciosocultos”, que pueden estar relacionados con la humedad, plagas o falta de mantenimiento en áreas clave, como baños y cocina.


REVISA ACABADOS

Después de esto, considera los detalles del lugar, como los acabados de la cocina, el baño, el tipo de piso con el que cuenta, las ventanas y todas aquellos aspectos que, aunque no son cruciales, pueden requerir de un cambio o renovación total.

De acuerdo con el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), una vivienda usada en buen estado debe haber concluido su proceso de construcción, contar con instalaciones de servicios públicos operando: agua potable, drenaje, alcantarillado, energía eléctrica y alumbrado público.

Asimismo, la casas de segunda que te interesa no debe tener problemas técnicos mayores, pues tendría que garantizar, al menos, la vigencia de un crédito (20-30 años).

SITUACIÓN LEGAL

Antes de decirle sí a tu nueva casa y firmar un contrato de compra-venta, revisa el estado legal de la propiedad.

Esto lo puedes hacer acudiendo al Registro Público de la Propiedad, donde se verifica que la persona que te está vendiendo la vivienda es el propietario ante la ley.

Al tratarse de información pública, también puedes checar que el lugar no sea una copropiedad, ya que esto puede ser un impedimento enorme si alguno de los dueños decide no acceder a la transacción.

También puedes consultar el tipo de uso de suelo que tiene la vivienda, si los pagos de predial, luz y agua están al corriente y si el domicilio es correcto.

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), “existen algunos documentos legales que debes conocer y revisar junto con el especialista en bienes raíces”, estos son:

  • Identificación oficial y acta de matrimonio (en caso de ser necesaria): lo cual ayudará a identificar en la escritura notarial si el que vende es el dueño de la vivienda o si es una copropiedad.
  • Título de propiedad o escritura notarial inscrita en el Registro Público de la Propiedad: este documento debe contener información sobre las dimensiones del terreno, metros cuadrados construidos, ubicación exacta y el régimen bajo el cual se adquirió la propiedad.
  • Adeudos: aunque el notario verificará posibles gravámenes o problemas de litigios de la propiedad, es importante que indagues si existen algunos adeudos como gravamen (adeudos por créditos hipotecarios o problemas de embargos a la propiedad), predial y cuotas de servicios o mantenimiento en caso de ser un departamento o casa en condominio.

Una vez que revises que todo esté en regla, usualmente se firma un compromiso de compra, el cual deja por escrito el precio acordado de la venta, el objeto de compra y el consentimiento del propietario y el comprador.

Además, el vendedor deberá retirar la propiedad del mercado y congelar el precio acordado.

Sí, sabemos que es un proceso complejo, pero también es necesario, pues es tu patrimonio lo que está en juego.

Para facilitarlo, acude a los especialistas de HausyMx, quienes te auxiliarán en cada uno de estos pasos.

Lo más nuevo...

Comienza tu búsqueda

Encuentra tu hogar ideal.