¿Por qué tener iluminación natural?

January 25, 2022

Cuando se planea la construcción de una vivienda, desarrollo inmobiliario, entre otros, uno de los pilares más importantes para su funcionamiento es la luz, ya que es un elemento natural que le da vida al interior, evita la acumulación de la humedad, ayuda a ahorrar energía eléctrica y sin duda es un gran aliado para la salud mental.

En la arquitectura, esta fuente energética y de calor es tan relevante que se trata de un aspecto prioritario durante la construcción de edificios.

Los especialistas analizan desde qué dirección sale el sol, cuál es su punto máximo y dónde sucede el ocaso para que la luz pueda iluminar los interiores de las casas por cuestiones estéticas y funcionales.

Además, cuando las constructoras analizan la luz natural, lo hacen en términos de costos, ya que la posición de las ventanas o espacios libres significan un ahorro de consumo energético enorme en los hogares; incluso desde que se masificó el uso de paneles solares, se convirtió en una alternativa para la producción de energía eléctrica bajo un proceso mucho más sostenible.

Independientemente sus usos prácticos, la luz solar es vital para la salud tanto de los habitantes como de una casa misma, por ejemplo, cuando un hogar no recibe o tiene muy poco acceso a la luz natural, suelen surgir las molestas plagas.

Desde las llamadas tijerillas, arañas o hasta las chinches y ratas suelen buscar los lugares más oscuros, y, por ende, los más húmedos. Cuando los rayos solares escasean, estos animales se hospedan poniendo en peligro tu salud y la de tu familia.

Además, aunque no lo parezca, el hecho de tener un hogar iluminado de manera natural mejora nuestro reloj biológico y sistema inmune, pues cuando el cuerpo detecta que está en un ambiente vivo, suele reponerse del agotamiento al despertar las células del cuerpo.

Una persona que tiene buenas fuentes lumínicas naturales es menos propensa a desarrollar depresión y a prestar mucha más atención a lo que está haciendo, ya que los ojos y los sentidos están despiertos y preparados para gastar energía, eliminando la pesada apatía.

La correcta orientación es muy importante, ya que cuando las entradas de luz de un hogar no están bien pensadas, pueden causar cansancio, estrés y dolor de cabeza.

Si la luz solar llega de manera directa a los ojos, suele causar fatiga a la vista, generando una sensación de desorientación; sumado a eso, en el diseño de interiores, los colores también juegan un papel importante: la gama de colores claros y blancos potenciará la luz de la vivienda, dándole un sentido de mayor amplitud; por el contrario, con colores oscuros atraerás más el calor, haciendo que el verano se sienta como un asador.

Cuando hablamos de la distribución de muebles y espacios, una mala jugada al momento de colocar una ventana puede dañar tus aparatos electrónicos. Por ejemplo, no pondrías un refrigerador, una lavadora o un televisor donde pega directamente la luz, ya que pueden sobrecalentarse hasta el punto de dañarse, y en el proceso, consumir mucha más energía eléctrica.

Una buena iluminación natural debe proporcionar suficiente luz de día a un espacio, pero sin producir deslumbramiento, altas temperaturas en interiores u otros efectos negativos.

Al momento de evaluar las casas de tu interés, no olvides la importancia que tiene la luz solar en la vida diaria, sobre todo ahora, cuando el home office parece una tendencia que llegó para quedarse. Por eso siempre recomendamos a nuestros clientes visitar las viviendas de su interés en varios ocasiones, a diferentes horas del día, para entender cómo juega la luz natural al interior de la vivienda.

También puedes asesorarte con los especialistas de Hausy, quienes te ayudarán a identificar aquellas viviendas que tienen una orientación e iluminación ideal para el desarrollo de tus actividades.

Lo más nuevo...

Comienza tu búsqueda

Encuentra tu hogar ideal.